La UOM rechazó oferta salarial del 24 por ciento y volverá a reunirse el martes con los empresarios metalúrgicos

El sindicato consideró «insuficiente» la cifra a pagarse en tres cuotas y reclamó un incremento del 30 por ciento de una sola vez, para elevar el piso salarial de $5.000 a $6.500. Ante la falta de acuerdo, pasaron a un cuarto intermedio.

Las negociaciones entre empresarios y gremialistas del sector metalúrgico pasaron a un cuarto intermedio hasta el martes próximo, luego de que las partes no llegaran a un acuerdo en la reunión llevada a cabo en el Ministerio de Trabajo.

Fuentes sindicales indicaron que las cámaras empresarias realizaron una oferta de aumento salarial del 24 por ciento anual, que los representantes de la UOM consideraron «insuficiente».

Lejos del plan de la Casa Rosada de contener los reclamos de aumento salarial para que no impacten en la inflación, el gremio metalúrgico liderado por Antonio Caló, el titular de la CGT oficialista, arrancó la paritaria con un pedido del 30 por ciento de incremento en un pago, que llegará al 32 por ciento en el caso de discutir una suba escalonada.

antonio-calo-uom

De esta manera, el sindicalista cercano al Gobierno desafía el techo que pretendía imponer el kirchnerismo del 25 por ciento.

El planteo sindical ya había sido adelantado a los representantes empresarios en la última reunión informal que compartieron el viernes.

El pedido apunta a una suba del 30 por ciento de una sola vez, o la alternativa de un aumento de 20 por ciento desde abril más otro diez por ciento en julio acumulativo, que eleva la recomposición al 32 por ciento.

Además, piden dos suplementos no remunerativos de $900 en noviembre y enero de 2015 y una suma destinada a compensar el deterioro salarial por la inflación para este mes y el próximo de otros 1.000 pesos.

Frente al reclamo gremial y durante las conversaciones informales los representantes de las cámaras ADIMRA, AFAC (que representa a la industria de autopartes), CAMIMA (pymes metalúrgicas), CAIAMA (Industria del aluminio) AFARTE (electrodomésticos) y Fedehogar (línea blanca) deslizaron una propuesta de aumento en torno al 24 por ciento en tres tramos no acumulativos (ocho por ciento en abril, junio y octubre) además de las sumas no remunerativas y el adicional por inflación, según confiaron la semana pasada.

Así, la brecha que separa el reclamo sindical de las posibilidades de las empresas del sector anticipa un escenario “muy complejo” para la
negociación.

La discusión salarial en la industria metalúrgica tiene lugar en momentos en que algunas ramas del sector evidencian dificultades producto de la desaceleración económica, situación que determinó la aplicación de diversos mecanismos de ajuste laboral, como recorte de horas extras, no renovación de contratados y suspensiones de personal.